0

Mitos del PoP en el Thyssen

warhol

Llega a Madrid, de manos de la comisaria Paloma Alarcó, la exposición Mitos del Pop, en el Museo Thyssen-Bornemisza. Consta de una selección de más de cien obras, ordenadas temáticamente, que incluyen tanto la experiencia pionera del pop británico como el pop clásico norteamericano y su expansión por Europa.

En los años 60, los hippies se echan a las calles, muere Marilyn, Kennedy es asesinado, estalla la guerra de Vietnam… y el márketing publicitario inunda las vidas de los norteamericanos. En el supermercado del Pop hallamos sopas Campbell, cigarrillos Lucky Strike, detergente Brillo… Objetos de consumo diario, pero también iconos pop. La estrella fetiche del movimiento fue una humilde Coca-Cola, con el eslogan “la chispa de la vida”; y se convirtió en un refrescante símbolo del estilo de vida americano. Una botella pintada por Warhol fue vendida el año pasado por 51 millones de dólares.

Coca-cola, de Warhol

La aparición del pop art a finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta fue uno de los momentos más liberadores de la historia del arte. Su adscripción decidida a la nueva cultura de la tecnología y el consumo echaba por tierra los anhelos heroicos y subjetivos de las vanguardias anteriores y reintegraba el arte al mundo real.

Con el incesante intercambio entre el arte y todo tipo de objetos de la cultura visual y de la cultura popular, el pop acabó con la separación entre la “alta” y la “baja” cultura y abrió un nuevo debate sobre las relaciones entre lo estético y lo antiestético. Para el pop toda imagen era reciclable, todo objeto era susceptible de convertirse en arte y su verdadero propósito era ofrecer una nueva interpretación de la imagen en la cultura contemporánea.

La muestra pretende rastrear las fuentes comunes del pop internacional y realizar una revisión de los mitos que tradicionalmente han definido al movimiento. Objetos de gran consumo, como el cómic o los embalajes, estrellas de cine, estrellas políticas y mediáticas, acontecimientos históricos como la llegada del hombre a la luna, paisajes o bodegones de nuestro tiempo. Todo entra en la gran ‘batidora del pop’.

El objetivo es mostrar que las míticas imágenes de artistas tan significativos como Warhol, Rauschenberg, Wesselmann, Lichtenstein, Hockney, Hamilton o Equipo Crónica, entre otros muchos, esconden un irónico y novedoso código de percepción de la realidad, un código que aún sigue vigente en el arte de nuestros días. La exposición reúne obras procedentes de más de cincuenta museos y colecciones particulares de todo el mundo, con préstamos destacados de la National Gallery de Washington, la Tate de Londres, el IVAM o la Colección Mugrabi de Nueva York. Además, ‘Mitos del pop’ incluye actividades como un ciclo de cine pop, conciertos, conferencias y hasta un cómic editado para la ocasión.

En la web de la Revista Vanity Fair, encontramos una crítica interesante y unas mini-entrevistas que os aconsejamos leer.

Podéis echar un ojo a algunas obras de la exposición aquí, pero no dudéis en ir a verla. Estará desde el 10 de junio hasta el 14 de septiembre. La exposición se desarrolla en la sala de exposiciones del museo Thyssen, en la planta baja. Se puede ir de 10h a 22h, salvo los lunes y domingos que abren de 10h a 19h.

La entrada cuesta 11€, 7€ reducida y es gratis para niños menores de 12 años y para desempleados, 9€ para grupos de más de 7 personas; y la opción más interesante: 13€ la entrada conjunta de esta exposición y la exposición de Richard Hamilton que actualmente tiene lugar en el museo Reina Sofía.

Anuncios